Skip to content Skip to footer
Señor, ¡Sálvanos!
Estimadas y estimados, en los tiempos que vivimos, la solidez espiritual de los cristianos que formamos las comunidades eclesiales es muy necesaria. En un tiempo de fragmentación de los conocimientos, dispersión existencial, precariedad en las relaciones personales y, además, de coexistencia con hechos absolutamente desconcertantes para la propia vida de la Iglesia, tan solo una…
El aliento de Jesús
Estimadas y estimados, desde hace ocho días celebramos la Pascua. De hecho, para ser exactos en nuestra afirmación, tendríamos que decir que hace toda una vida que celebramos la Pascua. La celebramos porque sabemos que es el centro de nuestra fe. Y en este domingo de la Octava, también llamado de la Misericordia, envueltos todavía…
Una alegría que llora
Estimadas y estimados, «Una alegría que llora» y «una tristeza que ríe». Así podríamos dividir nuestro mundo entre quienes viven de la fe y quienes quedan abrumados por los asuntos y los bienes del mundo. La vida de fe es, gracias a Cristo, una alegría que llora. Por eso Jesús puede decir a sus discípulos…
La paradoja de Dios
Estimadas y estimados, hoy es Domingo de Ramos y nos disponemos a acompañar a Jesús en su entrada en Jerusalén. Mientras esperamos con entusiasmo agitar palmas y palmones para aclamar al Rey de los reyes, leeremos el episodio que introduce la estancia del Maestro en la capital judía de la época. Este mismo Domingo, todavía…
A propósito de la «Ley trans»
Estimadas y estimados, hoy querría hacer mención al proyecto de «Ley trans» del Parlamento de Cataluña. Este proyecto de ley contiene una cuestión sorprendente: a partir de los doce años los niños se transforman en «superadultos», dado que la propuesta de ley exige que prevalezca la voluntad de estos niños cuando decidan que quieren transformar…
Padre, envíanos pastores
Estimadas y estimados, recuerdo un encuentro de no hace mucho con los responsables de una parroquia. El sacerdote había estado ausente un tiempo a causa de una enfermedad. Durante el diálogo, comentando este tiempo, uno de los catequistas presentes dijo: «El hecho de estar sin párroco nos ayudó a crecer en la corresponsabilidad. La catequesis…
El Padrenuestro (y 8): El clamor de su Pueblo
Estimadas y estimados, «Y líbranos del mal». Llegamos a la última petición del Padrenuestro: el clamor de las hijas e hijos que imploran la protección de su Padre ante las necesidades. Liberar es una de las acciones más características del Dios de Abrahan, de Isaac y de Jacob. Podríamos decir que el pueblo de Israel…
El Padrenuestro (7): Solo la confianza
Estimadas y estimados, «No nos dejes caer en la tentación» es la sexta petición del Padrenuestro. Fijémonos que no le pedimos a Dios que nos libre de las tentaciones, sino que no nos deje caer en ellas. Esta es la plegaria de los pobres de espíritu, de aquellos que sienten en la propia carne su…
El padrenuestro (6): La fiesta del perdón
Estimadas y estimados, «Y perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden». Continuamos el comentario al Padrenuestro, que hoy, coincidiendo con el primer domingo de Cuaresma, nos invita a la experiencia del perdón. La cultura bíblica nos muestra un Dios que se complace en el perdón, un Dios propenso a olvidar…
El Padrenuestro (5): Cinco panes y dos peces
Estimadas y estimados. «Danos hoy nuestro pan de cada día», pedimos en el Padrenuestro. En muchas culturas el pan simboliza el alimento básico, aquello que toda persona necesita desde su humanidad real y débil. Pedirlo es la plegaria de los pobres, de aquellos que se saben necesitados de lo más elemental. Difícilmente esta petición puede…
El Padrenuestro (4): El cielo aquí en la tierra
Estimadas y estimados. «Hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo»: esta tercera petición del Padrenuestro pide que nos acerquemos a la mentalidad divina. ¿Cómo, si no, podremos saber y desear lo que Él quiere? Para entender lo que estamos pidiendo, nos fijaremos sobre todo en la segunda parte de la plegaria. Recordemos…
El Padrenuestro (3): ¡Ven, Señor Jesús!
Estimadas y estimados, «Venga a nosotros tu Reino» es la segunda petición del Padrenuestro. Es una demanda que no se puede pronunciar desde la tibieza o la indiferencia. Requiere hombres y mujeres conocedores del plan de Dios para la humanidad, soñadores del mismo sueño divino, dispuestos a ofrecer sus vidas para hacerlo posible, constantes en…
This Pop-up Is Included in the Theme
Best Choice for Creatives
Purchase Now