Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

El Sínodo aborda las cuestiones de los pobres, las mujeres, los migrantes y la formación en los seminarios

La formación «de todos», empezando por los seminarios, luego de sacerdotes, laicos, catequistas; el papel de las mujeres, de los laicos, de los ministerios ordenados y no ordenados; la centralidad de la Eucaristía; la importancia de los pobres «como opción de Iglesia». Y de nuevo, los dramas de las migraciones, de los abusos, de los cristianos que viven en condiciones de persecución y sufrimiento. Empezando por los ucranianos, a quienes también se dedicó un aplauso en el Aula Pablo VI.

Estos son los temas en los que se ha centrado el trabajo —entre ayer por la tarde y esta mañana— de los miembros de la Asamblea General del Sínodo sobre la sinodalidad, según cuenta Salvatore Cernuzio en Vatican News.

Así lo puso de manifiesto en un encuentro con periodistas el presidente de la Comisión para la Información, Paolo Ruffini, prefecto del Dicasterio para la Comunicación, que abrió la cita diaria con los periodistas asegurándoles: «Haremos todo lo posible cada día para darles todo lo que tenemos».

El jueves por la tarde, explicó Ruffini, continuó la reunión de los Círculos Menores, que por la noche «concluyeron la primera parte de su debate». La sesión de este viernes, en la que estuvo presente el Papa Francisco, se dividió en dos partes: la primera, con 18 informes de los relatores de los distintos grupos a la asamblea; una segunda, con 22 intervenciones individuales.

This Pop-up Is Included in the Theme
Best Choice for Creatives
Purchase Now