Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Los obispos canarios piden a las comunidades autónomas «apertura y solidaridad» ante la crisis migratoria

La llegada masiva de migrantes a Canarias, fundamentalmente a la isla de El Hierro, ha puesto a los obispos de las dos diócesis canarias en alerta. Creen que se pueden estar vulnerando derechos humanos —denuncian— y están surgiendo en este contexto peligrosos discursos.

«En los últimos días, hemos asistido a la llegada de más de 3.000 personas, muchas de ellas menores de edad, procedentes del continente africano. La inestabilidad política en Senegal y otros países del Sahel, la pobreza y el cambio climático, entre otros motivos, están empujando a la población a huir», comienzan la nota los obispos.

También constatan que la falta de previsión y la insuficiencia de infraestructuras está dificultando «una acogida digna», lo que aumenta la probabilidad de que se vulneren derechos. «Cientos de personas han vuelto a dormir al raso en los muelles canarios. La escasez de intérpretes, la ausencia de información jurídica comprensible o la asistencia grupal a las personas migrantes son solo algunos ejemplos», subrayan.

Paralelamente, señalan que hay discursos alarmistas «que no deben permitirse» y recuerdan las palabras del Papa en Marsella, cuando dijo que «aquellos que arriesgan sus vidas en el mar no invaden, buscan ser bienvenidos».

Dicho esto, los obispos plantean seis peticiones. En primer lugar, se dirigen a las administraciones públicas y actores sociales, a los que traslada la disposición de la Iglesia al diálogo para favorecer «una acogida digna e integral». Al mismo tiempo, exigen el establecimiento de vías legales y seguras y llevar a cabo cuantas acciones sean necesarias para asegurar el cumplimiento de los derechos de las personas migrantes. Piden al resto de comunidades autónomas «apertura y solidaridad», pues Canarias «no puede afrontar sola esta contingencia».

También se dirige a la comunidad cristiana —sacerdotes, laicos y parroquias— para que promueva una cultura de la hospitalidad y construyan el futuro con las personas migrantes, «sin excluir a nadie».

Por último, agradecen a tantas personas que trabajan por humanizar el drama migratorio. Citan desde Salvamento Marítimo y el Servicio Marítimo de la Guardia Civil, a la Policía Nacional, la Cruz Roja, Cáritas y la Pastoral de Migraciones y otras organizaciones humanitarias.

«Nos encomendamos a la Virgen María, a la que todos veneramos con gran devoción en cada una de nuestras islas. A ella le confiamos las esperanzas de todos los emigrantes y refugiados, también le encomendamos el eterno descanso de los que han dejado sus vidas en el océano y le pedimos para que los que huyen de sus países encuentren en nosotros un testimonio de esperanza y solidaridad», concluyen.

This Pop-up Is Included in the Theme
Best Choice for Creatives
Purchase Now