Skip to content Skip to sidebar Skip to footer
Raquel Pérez Sanjuán, de la Comisión Episcopal para la Educación

Raquel Pérez Sanjuán: «La Iglesia está llamada a encarnarse en la educación con su identidad propia»

La directora de la Comisión Episcopal para la Educación y Cultura, Raquel Pérez Sanjuán, hace balance del trabajo realizado de cara al Congreso La Iglesia en la Educación, que se celebra el próximo 24 de febrero en Madrid

Queda poco más de un mes para el Congreso La Iglesia en la educación. Presencia y compromiso. Será la sesión final. ¿Qué se ha hecho anteriormente?
Este congreso, concebido como un proceso participativo y abierto, inició su andadura con la consulta a diversos agentes y entidades protagonistas de la educación católica en nuestro país, tanto diocesanos, como laicales y religiosos.

A lo largo del mes de octubre, en los denominados Paneles de Experiencia y Participación se presentaron en directo, desde distintas diócesis, algunas iniciativas y propuestas educativas correspondientes a los nueve ámbitos educativos; tanto el vídeo como la ficha descriptiva de cada experiencia compartida, en total 78, está disponible en la web del congreso.

Paralelamente, se abrió la posibilidad de participación de toda la comunidad educativa, pudiendo cualquier persona o entidad enviar experiencias que están desarrollando, así como su reflexión sobre los desafíos que, como Iglesia en la educación, tenemos por delante. De todo ello, en febrero, daremos cuenta: las experiencias recibidas, una vez maquetadas, quedarán también alojadas en la web, dentro de su correspondiente panel; las aportaciones recibidas como reflexión, junto a los desafíos que compartieron los panelistas en octubre, constituyen el punto de partida del trabajo a realizar en los respectivos ámbitos educativos, la mañana del 24 de febrero en Madrid.

¿Cuáles son las principales conclusiones del trabajo previo y de los paneles del mes de octubre?
Una de las principales conclusiones es reconocer el valor de la participación y de la escucha mutua. Como señalaba el presidente de la Comisión Episcopal para la Educación y Cultura, Alfonso Carrasco, obispo de Lugo, el día de presentación de la web del congreso a la prensa el pasado 15 de junio, nadie mejor que los protagonistas de la educación para identificar desafíos y el modo de afrontarlos. Los paneles nos han permitido constatar cuánto bueno se está aportando desde la labor educativa que realizan infinidad de personas, instituciones, proyectos eclesiales, etc.; también hemos constatado una enorme diversidad de enfoques y planteamientos, que no tiene por qué ser excluyente; es posible caminar juntos, sin perder la especificidad propia. Como Iglesia en la educación, ciertamente, tenemos un camino que recorrer juntos en este siglo XXI, reconociéndonos ad intra en nuestra enriquecedora diversidad, y con toda la sociedad, donde estamos llamados a encarnarnos y a comprometernos desde nuestra identidad propia. Me parece que estamos en la encrucijada adecuada para poder elegir cómo queremos seguir caminando en los próximos años.

¿Cuál es el objetivo de la sesión final?
Sin duda, seguir dando la voz a los actores de la Educación católica hoy, reunidos en esta sesión final presencial y que puede ser, a su vez, punto de partida para un modo distinto de entender la Educación con mayúsculas, en las iglesias particulares. El sábado 24 de febrero la invitación es a una participación activa: de 11:00 horas a 14:00 horas nos reuniremos por ámbitos educativos, a modo de grupo de trabajo. Conoceremos, de manera sintética, cuál ha sido la aportación recibida en torno a los desafíos a lo largo de estos casi cuatro meses, escucharemos a las personas expertas a las que hemos invitado a acompañarnos en esta mañana y, juntos, identificaremos y priorizaremos desafíos y propuestas para nuestro respectivo ámbito educativo. Por la tarde, de 16:00 a 19:00 horas, se nos invita a tener tres miradas a la educación desde ángulos diversos y complementarios, compartiremos aquellos subrayados que aporta cada ámbito educativo y renovaremos y celebraremos el compromiso de la Iglesia en la Educación. Encuentro y participación, acogida y celebración, presencia y compromiso… podrían ser algunas de las palabras clave del día.

¿Quién puede participar?
¡Todo el mundo está invitado a participar! Ojalá junto a quienes lideran y en este momento coordinan o asumen responsabilidades en las instituciones educativas, se inscriban profesores/as, personal de administración y servicios a la comunidad educativa, agentes educativos, monitores/as de tiempo libre, voluntarios/as, familias; personas que puedan ofrecer una mirada cercana a la realidad educativa más inmediata. También quienes desde sus profesiones, vinculadas al mundo educativo directa o indirectamente, deseen compartir su palabra y ayudarnos a ver cómo hoy podemos dar lo mejor de nuestro ser Iglesia en la Educación y construir esa cultura del diálogo a la que hace poco más de un año nos invitaba el Dicasterio para la Cultura y la Educación.

¿Cuándo y dónde se celebra?
El congreso se celebra en Madrid, el sábado 24 de febrero, desde las 11:00 a las 19:00 horas, en el Palacio de Congresos de IFEMA. Allí se encontrarán en ocho salas diferentes cada uno de los ámbitos educativos, salvo colegios, que estarán a las 11:00 horas en el auditorio de la Fundación Pablo VI. Tras la comida, que haremos cada uno en el lugar donde hemos trabajado por la mañana, nos encontraremos ya todos juntos a las 16:00 horas en el auditorio del Palacio de Congresos de IFEMA.

¿Cómo se puede hacer la inscripción?
A través de la pestaña de inscripción al congreso que está en la web. Cada ámbito educativo, en función de la sala donde se va a reunir, tiene un aforo concreto. A medida que se llene la sala, se irá cerrando la posibilidad de inscripción en ese determinado ámbito. Por ahora, Profesorado de Religión es el único que está ya completo; quedan ocho ámbitos donde todavía es posible tomar la palabra y compartir.

¿Qué autoridades o expertos participan?
Tenemos la enorme suerte de contar con 25 personas significativas en sus respectivos campos educativos que han querido compartir con nosotros este día; estamos muy agradecidos por ello.

El cardenal Tolentino Mendonça, prefecto del Dicasterio para la Educación y Cultura es, sin duda, una personalidad relevante para la Educación Católica, como lo es el investigador Fernando Reimers para el mundo educativo en general, especialmente por su participación en la Comisión internacional sobre los Futuros de la educación que elaboró el informe UNESCO de 2021. Junto a ellos, la profesora Consuelo Flecha, que abordará la presencia de la Iglesia en la Educación desde la historia, da una idea del horizonte que la Comisión Episcopal para la Educación y Cultura quiere proponer. Toca avanzar hacia el futuro sin dejar de mirar al pasado y con la cabeza y el corazón en el momento presente.

¿Y después del Congreso? ¿Qué va a pasar?
El congreso 2024 es un proceso, por eso no finaliza el 24 de febrero. Este día es punto de llegada del itinerario iniciado con la decisión de la Plenaria CEE de convocar un congreso de educación católica, y es punto de partida para el trabajo en las diócesis y en la propia Comisión Episcopal para la Educación y Cultura: la mirada más amplia a la Educación, incorporando presencias hasta ahora poco conocidas o identificadas como educativas, el trabajo en red, los contactos generados, la experiencia de la escucha, del compartir, del formular búsquedas, propuestas… esperemos que nos comprometa mutuamente. El anterior congreso de educación católica fue en 1924, ojalá el siguiente no tarde cien años en convocarse. Ojalá lo vivido con este proceso sea aprendizaje de modos diversos de trabajar entre nosotros y de estar presentes en medio de nuestra sociedad.

This Pop-up Is Included in the Theme
Best Choice for Creatives
Purchase Now