Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Un año entre vosotros

Queridos diocesanos de Alcalá de Henares:

Hace un año, por estas fechas, os escribía mi primera carta mensual, con el deseo de mantener con vosotros un trato frecuente, compartiendo noticias importantes o comentando temas de actualidad. Más adelante, con esta misma intención, surgió la iniciativa de grabar “El Minuto del Obispo”, en el contexto del programa “El Espejo de la Iglesia”, que se emite los viernes a medio día. Ya sé que el tiempo que tenemos para leer o escuchar audios es limitado, pero no quería desaprovechar los medios que nos ofrece la técnica para mantenerme cerca de cada uno de vosotros.

Doy gracias al Señor por este primer año como Obispo complutense. Cada día me siento más contento con la Diócesis que Dios me ha regalado: “me ha tocado un lote hermoso, me encanta mi heredad” (Sal 16,6). Doy gracias por todos vosotros, sacerdotes, consagrados y laicos, que Dios ha puesto en mi camino, para que juntos busquemos a Dios y alcancemos la santidad. Poco después de mi ordenación episcopal, pude acompañar a los jóvenes de la Diócesis a la Jornada Mundial de la Juventud de Lisboa. Para mí fue un momento de gracia y bendición. Espero mucho de estos casi cuatrocientos jóvenes, que son el presente y el futuro de nuestra Iglesia particular. Como os he dicho en diversas ocasiones, tratemos de fomentar los grupos de jóvenes en todas las parroquias de la Diócesis, demos protagonismo a los jóvenes para que ellos se comprometan y se sientan corresponsables de nuestra Iglesia diocesana.

A lo largo del año he ido visitando los diez arciprestazgos de la Diócesis, conociendo a los sacerdotes, sus ilusiones, sus proyectos y sus desafíos pastorales. Doy gracias al Señor por nuestro presbiterio, joven y entregado. Recemos cada día por nuestros sacerdotes, por su fidelidad y su santidad. A ellos les digo siempre que no descuiden su vida espiritual y la fraternidad sacramental que los une. Sobre todo, recemos por nuestros seminaristas y por las vocaciones al sacerdocio, que tanto necesitamos. Como os decía en mi primera carta mensual, “importunemos a Dios también en vacaciones”. El número de candidatos al sacerdocio ha descendido en nuestra Diócesis en los últimos años, por eso, estamos llegando a acuerdos con la Archidiócesis hermana de Madrid para colaborar en la formación de los futuros sacerdotes, de manera que nuestros seminaristas puedan crecer en una comunidad suficiente y proporcionada, que les asegure la mejor formación para el sacerdocio.

Una de las primeras cosas que hice al llegar a la Diócesis fue visitar todos los Conventos de vida contemplativa, para agradecer su entrega a Dios y para encargarles esta intención de las vocaciones sacerdotales. A través de esta carta, quiero reiterar esta petición y hacerla extensiva a todos y cada uno de los diocesanos de Alcalá. No nos cansemos de pedir al Dueño de la mies que envíe operarios a su mies (cfr. Mt 9,38).

A lo largo del curso, he realizado la visita pastoral a las diez parroquias del arciprestazgo de Villarejo de Salvanés. En todas estas parroquias he encontrado siempre a un grupo de colaboradores laicos comprometidos generosamente en la tarea pastoral. No es más que un botón de muestra del potencial que existe en nuestra querida Diócesis. Tenemos muchos desafíos, en la pastoral juvenil y vocacional, en la necesidad de construir nuevas parroquias, de llegar a los alejados, de cohesionar nuestra identidad y comunión diocesana, de atender mejor a los pobres e inmigrantes. Tenemos todos estos retos y muchos más, pero también tenemos muchos recursos y no nos faltará la gracia de Dios, ni la intercesión de los Santos Niños Justo y Pastor. Esto hace que podamos mirar al año jubilar 2025 como verdaderos “peregrinos de esperanza”.

Recibid mi saludo y mi bendición.

This Pop-up Is Included in the Theme
Best Choice for Creatives
Purchase Now