Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Campaña de Manos Unidas

En el mes de febrero celebramos una nueva Campaña de Manos Unidas. En junio de 1955, la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas (UMOFC) lanzaba al mundo un manifiesto, en el que denunciaba la existencia de tres hambres que azotaban a la humanidad:

hambre de pan, de cultura y de Dios. El manifiesto pretendía alertar a la opinión pública y movilizarla para una acción eficaz. En España, las mujeres de Acción Católica inspiradas en este manifiesto tomaron el testigo. “Declaramos la guerra al hambre”, fue el grito de esperanza con el que nació la primera Campaña contra el Hambre. Hoy, Manos Unidas sigue manteniendo con mayor fuerza la misma esperanza de que el mundo pueda sentirse libre de la terrible lacra del hambre, que es el resumen de todas las injusticias con su cortejo de subdesarrollo e incultura.

Manos Unidas es la Asociación de la Iglesia Católica en España para la ayuda, promoción y desarrollo de los países en vías de desarrollo. Es a su vez una Organización No Gubernamental para el Desarrollo (ONGD), de voluntarios, católica y seglar.

La Campaña de Manos Unidas quiere ser conciencia crítica de la sociedad y de la Iglesia, que sienten el aguijón de la responsabilidad ante la situación del hambre en el mundo. En la solución de este gravísimo problema hay implicadas muchas responsabilidades, a distintos niveles, que no es el momento de concretar, sino más bien de aprovechar la oportunidad que nos ofrece la Campaña de Manos Unidas, para aceptar con todas sus consecuencias lo que nos afecta y compromete a nosotros desde la conciencia cristiana y humana.

La Campaña de este año 2024 tiene como lema: “La única especie capaz de cambiar el planeta: el efecto ser humano”. Se enfoca hacia un planeta sostenible, sin pobreza, hambre ni desigualdad, porque existe una “íntima relación entre los pobres y la fragilidad del planeta” (Papa Francisco, Laudato si’).

La Iglesia insta a la comunidad mundial a ver la crisis climática no sólo como un desafío técnico, científico o político, que lo es, sino también como una crisis moral y espiritual.

Teniendo como guía la luz de la fe y la Doctrina Social de la Iglesia, los cristianos abogamos por un sentido más profundo de la responsabilidad y de la custodia del planeta como creación divina.

Como vuestro Administrador Apostólico os animo vivamente a participar en todos los actos organizados por Manos Unidas en Huesca y en Jaca, y a colaborar generosamente para la financiación de los proyectos asignados. ¡Muchas gracias y feliz Campaña!

This Pop-up Is Included in the Theme
Best Choice for Creatives
Purchase Now