Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Año Jubilar de Caravaca de la Cruz: un tiempo para acercarse a la cruz y a la misericordia de Dios

El Año Jubilar de la Vera Cruz de Caravaca 2024 arranca este domingo

Este domingo tiene lugar la apertura del Año Jubilar de la Vera Cruz de Caravaca 2024. El acto se va a celebrar en la basílica menor del santuario de la Vera Cruz y la celebración estará presidida por el arzobispo de Granada, Mons. José María Gil Tamayo, acompañado por el obispo de Cartagena y otros prelados entre los que estarán los murcianos Mons. Sebastián Chico, obispo de Jaén, y Mons. Fernando Valera, obispo de Zamora. El comisario del Año Jubilar, David Martínez, párroco de El Salvador de Caravaca de la Cruz y vicario de la Zona Pastoral Caravaca-Mula, ha atendido a ECCLESIA para detallar cómo se va a vivir este año.

Destaca que se sienten «muy ilusionados y también cada vez más relajados porque ya lo tenemos todo preparado. Los días previos siempre son mucho más complicados y ya estamos esperando a vivir ese día, agradeciendo a Dios y disfrutándolo también, que de eso se trata».

La petición de Francisco

El Papa Francisco los atendió en el Vaticano cuando acudieron a presentar dicho Año Jubilar, y les insistió en que «este año fuera un año donde se pudiera vivir la misericordia por parte de los peregrinos. Que fuera un encuentro con la misericordia de Dios y un encuentro donde la penitencia y ese encuentro con el perdón y la reconciliación de parte de Dios para el peregrino fuera muy central. El lema que nuestro obispo había preparado para este año jubilar era ‘Camino a la cruz, camino de amor’. Esa esa primera parte consiste en el encuentro con la misericordia. Necesitamos hacer vida para una vez reconciliados, vivir el amor. Ese es el itinerario que se pretende que los peregrinos puedan vivir este año aquí en Caravaca. Acercarse a la cruz y a la misericordia de Dios».

Sobre el Año Jubilar en sí, cuenta que «desde hace ocho siglos, la cruz de Caravaca se hace presente según la tradición. Durante muchos siglos la cruz se convirtió en lo más representativo de Caravaca y de hecho Caravaca nace de alguna manera entorno a la presencia de la Santísima Cruz y eso supuso la llegada de muchísima órdenes religiosas y la difusión de la cruz de Caravaca tuvo lugar por todo el mundo. Desde hace algunos años se volvió a recuperar con mucha fuerza y en el año 1998 el Papa San Juan Pablo II le concede a Caravaca poder celebrar un Año Jubilar cada siete años, de los cuales el primero fue en el 2003 y vamos ya por el cuarto. El siguiente ya será en el conmemorativo de los 800 años de la aparición de la Cruz, que será en el año 2031».

En referencia a los materiales que se han preparado, explica que tienen que ver con tres momentos diferentes. «Se han diseñado unas catequesis preparatorias para realizar antes de la peregrinación. Una primera catequesis se está centrada en la parte del lema camino a la cruz y que pretende acercar a reflexionar sobre el sentido de la experiencia de sentirnos pecadores. La otra catequesis va sobre el amor». 

Cuenta que hay gente que peregrina andando, en bicicleta o de muchas maneras distintas, y para ello se han preparado «cinco distintas etapas que tratan diferentes temas. También hemos realizado en esta ocasión unos podcast para que el peregrino que lo desee pueda ir escuchándolo mientras que se acerca a Caravaca. De esta manera también pretendemos acercarnos un poco a los jóvenes, que quizás consumen más este tipo de formato».

El tercer bloque se desarrolla cuando se llega a Caravaca. «Se puede realizar una oración ante la Santísima Cruz y valorar la cuestión de la cruz de la vida de cada creyente. La estación jubilar se realiza la parroquia de El Salvador y es el momento de envío final para llegar. Aquí ya se puede disfrutar del paisaje, de la gastronomía, y también ante todo para tener una experiencia y una vivencia religiosa de encuentro con la cruz. Además también se envía los peregrinos a la Eucaristía que se celebra a las 12:00 de la mañana en la basílica».

«Una experiencia de profundización en la fe»

Por último, detalla que para los peregrinos que decidan quedarse un poco más de tiempo en Caravaca «se ofrece una experiencia que llamamos a los pies de la cruz, que pretende situarnos en esa imagen que nos cuenta el Evangelio de San Juan, donde aparece Jesús crucificado y a los pies de esa cruz esta también María y el discípulo amado. Con esas tres referencias de la cruz, queremos crear tres espacios posibles para que los peregrinos que quieran continuar viviendo en Caravaca esta experiencia, también puedan vivir una experiencia de profundización en su fe. Por la tarde se ofrecerá el poder rezar el Via Crucis para volver a tomar conciencia de lo que significa esa cruz. También se les ofrecería la posibilidad de un tiempo de oración en el que la cruz se expone en el altar para que la atención esté puesta en la cruz y para que cada uno, en silencio y durante un momento de oración, pueda tener ese encuentro con la Santísima Cruz». 

Toda la diócesis peregrinará a Caravaca

Al igual que en jubilares anteriores, las ocho zonas pastorales en las que se divide el territorio diocesano peregrinarán a Caravaca. La primera de estas peregrinaciones será el 17 de febrero y en ella participarán las vicarías de Murcia y Suburbana I; la Suburbana II peregrinará a Caravaca el 2 de marzo; el 9 de marzo será el turno de la Vicaría de Cartagena; las parroquias del Campo de Cartagena – Mar Menor lo harán el 16 de marzo; el 13 de abril será la peregrinación de la Zona Pastoral de Lorca; el día 20 tendrá lugar la peregrinación de la Vicaría Caravaca – Mula; y la última zona en peregrinar será la de Cieza – Yecla, que lo hará el 27 de abril.

This Pop-up Is Included in the Theme
Best Choice for Creatives
Purchase Now