Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

El Papa reconfigura Santa María La Mayor: «A los canónigos tareas espirituales y pastorales»

El Santo Padre ha completado de esta manera la reconfiguración de una basílica que visitó más de cien veces y a la que une un vínculo especial

El Papa Francisco ha completado la reconfiguración de Santa Maria La Mayor, basílica que visitó más de cien veces y a la que estaba vinculado por un cariño tan fuerte que expresó el deseo de ser enterrado allí algún día. Este miércoles fue publicado el Quirógrafo del Papa para la Basílica Liberiana y al mismo tiempo un Rescriptum del sustituto de la secretaría de Estado, Monseñor Edgar Peña Parra, sobre los nuevos deberes de los canónigos, los documentos del nuevo Estatuto y el nuevo Reglamento y el nombramiento del arzobispo lituano Rolandas Makrickas como arcipreste coadjutor «con derecho de sucesión».

Reorganización del Capítulo y de la Basílica

Tal y como informa Vatican News, en el Quirógrafo, el Papa Francisco recuerda que el 14 de diciembre de 2021 encomendó a un Comisario extraordinario, apoyado por una Comisión especial, «la tarea de velar por la reorganización de la vida del Capítulo y de la Basílica, para el mayor bien del pueblo de Dios». Durante siglos el Capítulo ha salvaguardado los tesoros de Santa María La Mayor, como la efigie de la Salus Populi Romani y la reliquia de la Sagrada Cuna, cuida el decoro de las celebraciones litúrgicas y acoge a los fieles que allí se reúnen. «Hoy, al final del mandato considero oportuno liberar a los canónigos de todas las tareas económicas y administrativas, para que puedan dedicarse, plenamente y con renovado vigor, al acompañamiento espiritual y pastoral que los peregrinos de todo el mundo buscan y desean encontrar, cruzando el umbral del primer Santuario Mariano de Occidente».

Los deberes del arcipreste coadjutor

Con el documento, el Papa aprueba el Estatuto y el Reglamento, redactados «inspirándose en los principios y criterios de la constitución apostólica Praedicate Evangelium», y concede a Monseñor Makrickas «todas las facultades necesarias para la moderación y aplicación de la nueva legislación y para el gobierno del Capítulo». El Santo Padre también ordena que el nuevo arcipreste coadjutor «continúe ejerciendo la representación legal y que mantenga la facultad de realizar actos de administración ordinaria y extraordinaria».

Un delegado para la pastoral y un delegado para la administración

El Papa también atribuye a Makrickas «las funciones propias del vicario del Arcipreste, del delegado para la Pastoral y del delegado para la Administración, hasta sus respectivos nombramientos». Estos dos últimos son figuras nuevas en el organigrama de la Basílica; en particular, el Delegado para la Pastoral es el primer colaborador del Arcipreste para las actividades de los Canónigos y de Santa María La Mayor, que actuará en estrecha sinergia con el Maestro de Ceremonias, coordinando los servicios relativos al aspecto pastoral y a las ceremonias.

Cánones y coadjutores del Capítulo “honorario”

Entre las otras principales innovaciones del Estatuto, se refiere a los canónigos y coadjutores del Capítulo que han alcanzado o alcanzarán los ochenta años de edad: asumen el estatus de canónigos y coadjutores honorarios y hasta que se cumplan las condiciones de salud y autosuficiencia lo permitirán «conservarán el préstamo del apartamento del que ya disfrutan, el título de Protonotario Apostólico supernumerario y sus propias vestimentas». Los Coadjutores Honorarios disfrutarán de un alquiler subvencionado y, junto con los Canónigos Honorarios, podrán «continuar el ejercicio de la actividad litúrgico-pastoral voluntaria en la Basílica y seguir percibiendo la asignación capitular». También podrán «aprovechar la posibilidad de ser enterrado en el Cementerio de los Canónigos». Los canónigos honorarios también están «exentos de toda obligación hacia el Capítulo y, en consecuencia, no participan en las sesiones capitulares». Las mismas disposiciones, siempre ha establecido el Papa, se aplican también a aquellos canónigos y coadjutores que, a pesar de no haber cumplido aún los ochenta años de edad, «no han asistido desde hace algún tiempo a las celebraciones litúrgicas y no han participado en las sesiones capitulares».

Se eliminaron entonces los Coadjutores del Capítulo, pero se introdujo la posibilidad de llamar a sacerdotes para ayudar al Capítulo en casos extraordinarios. Por último, según las nuevas disposiciones, el Maestro de la Capilla Musical de Liberia deberá ser elegido entre directores de renombre. El contrato tendrá una duración renovable de cinco años.

This Pop-up Is Included in the Theme
Best Choice for Creatives
Purchase Now