Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Francisco a los peregrinos argentinos: «Pidamos a Mama Antula que nos ayude en nuestro peregrinar juntos hacia la casa del Padre»

El Santo Padre ha recibido en audiencia a más de 300 peregrinos llegados desde Argentina para presenciar este domingo la canonización de la beata María Antonia de San José de Paz y Figueroa

A un día de producirse la canonización de la beata María Antonia de San José de Paz y Figueroa ‘Mama Antula’, el Papa Francisco ha recibido a más de 300 peregrinos argentinos que han viajado hasta el Vaticano junto a varios obispos, entre ellos el titular de la Arquidiócesis Primada de Buenos Aires, Monseñor Jorge Ignacio García y numerosos sacerdotes, religiosos y religiosas. El encuentro se ha desarrollado en la Sala Clementina del Palacio Apostólico y el Santo Padre ha indicado que «la caridad de Mama Antula, sobre todo en el servicio a los más necesitados, hoy se impone con gran fuerza, en medio de esta sociedad que corre el riesgo de olvidar que el individualismo radical es el virus más difícil de vencer. Un virus que engaña. Nos hace creer que todo consiste en dar rienda suelta a las propias ambiciones».

«Ejemplo e inspiración»

Para Francisco la futura santa es «un ejemplo y una inspiración que reaviva la opción por los últimos y por aquellos que la sociedad descarta y desecha». Como signo de amor y de ternura, Mama Antula, emprendió un “camino de la santidad” que implica «confianza, abandono». Como cuando llegó sólo con un crucifijo y descalza a Buenos Aires, explicó el Papa, «porque no había puesto su seguridad en sí misma, sino en Dios. Ella experimentó lo que Dios quiere de cada uno de nosotros, que podamos descubrir su llamada, cada uno en su propio estado de vida, pues cualquiera que sea, siempre se sintetizará en realizar todo para la mayor gloria de Dios y salvación de las almas».

Además ha destacado la espiritualidad ignaciana de la beata Mama Antula, de la cual «se nutrió» y que la llevó, cuando fue suprimida la Compañía de Jesús, a impartir ella misma los ejercicios espirituales, buscando ayudar a todos a descubrir la belleza del seguimiento de Cristo. Una labor que «no le fue fácil», especialmente, ante la aversión que se había propiciado contra los jesuitas, y que la obligó a impartir los ejercicios espirituales en clandestinidad, pues estaban prohibidos.

Importancia de la Eucaristía

Por último, el Papa subrayó la devoción que la beata tenía a san José, y su gran ardor por la Eucaristía, «la cual, debe ser el centro de nuestra vida, y de la cual mana la fuerza para realizar nuestro apostolado». De allí su invitación, a los peregrinos argentina, a participar seriamente, el domingo de la canonización, en la celebración de Cristo, muerto y resucitado. 

«A ella, que tanto promovió las peregrinaciones, pidamos que nos ayude en nuestro peregrinar juntos hacia la casa del Padre», concluyó el Pontífice, encomendando que se encomienden a la Virgen de Luján para que interceda por todos los fieles que peregrinan en Argentina.

This Pop-up Is Included in the Theme
Best Choice for Creatives
Purchase Now