Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Hospitalitas. La gracia del encuentro

El pasado día 12, se inauguraba en Villafranca del Bierzo la XXVII Edición de las Edades del Hombre que lleva por título: <<Hospitalitas. La Gracia del Encuentro>>. Por tercera vez, una magna exposición de las Edades del Hombre se celebra en nuestra diócesis de Astorga. La primera se celebró precisamente en la ciudad de Astorga, en el año 2000, y llevaba por título “Encrucijadas”. La segunda, en Ponferrada, en el año 2007, bajo el lema “Yo Camino”. La tercera, le ha correspondido a Villafranca que, en esta ocasión, se convierte en la villa de la hospitalidad y nos acoge en la Colegiata de Santa María y en la iglesia de Santiago. La presente exposición cuenta en total con cien obras de arte de primer nivel concebidas por y para la Fe.

Cada una de estas muestras ha tenido una identidad propia, con un notable impacto en el territorio. Todas ellas han dejado un poso y un sentimiento diferentes en cada visitante, pero las tres comparten un aspecto propio de todas las exposiciones de Edades: constituyen una herramienta de evangelización fundamental y una trasmisión de los valores del cristianismo, de la Iglesia y de la idiosincrasia de las comunidades reunidas durante siglos en torno a sus parroquias.

El proyecto de la Iglesia de Castilla y León se revela hoy en día como un auténtico revulsivo en el territorio que, además de fortalecer el sistema a varios niveles, supone un potente foco que ilumina nuestros templos, catedrales, museos parroquiales y diocesanos. Tenemos la oportunidad de fortalecer la propuesta de turismo religioso y abrir las puertas a esas personas que vienen al Bierzo por primera vez o que regresan a un lugar que consideran hospitalario. Es tiempo de compartir nuestro credo con el visitante, tender manos, abrir puertas, es tiempo de demostrar que esta localidad y esta comarca son tierra de acogida -sencilla y cálida- hacia el prójimo.

Quiero añadir también otro dato significativo. Compartir sede con Santiago de Compostela es un hito muy importante al unir simbólicamente dos puntos del Camino de la indulgencia y el Perdón, reforzando un vínculo que han ido trazando millones de peregrinos desde tiempos inmemoriales. “Hospitalitas” no hace sino poner de relieve el carácter acogedor de dos lugares irremediablemente unidos por el Camino de Santiago, itinerario de Fe desde hace siglos para millones de peregrinos, eje vertebrador del viejo continente que se debate entre dos posturas extremas y peligrosas: convertirse en un modelo de eficiencia económica, o hacer tabla rasa de su historia, de su filosofía, de su espiritualidad, de su religión.

No quiero concluir esta carta sin hacer una referencia personal al que fuera párroco de Villafranca durante 48 años: D. Tomás Alija. D. Tomás se ha ido, dejando tras de sí un enorme trabajo pastoral y un grandísimo compromiso con la conservación del patrimonio religioso. Además, luchó lo indecible por llevar a Villafranca la Exposición que no ha visto realizada. Desde la gratitud, lo encomendamos al Señor. Nuestra gratitud se extiende también a la Fundación las Edades del Hombre y a las instituciones y empresas colaboradoras. Aprovechemos la oportunidad que nos ofrece esta gran exposición.

This Pop-up Is Included in the Theme
Best Choice for Creatives
Purchase Now