Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

La vida, buena noticia

* Encarna Calderón y Rubén Gólez son delegados episcopales de Familia y Defensa de la Vida de la diócesis de Alcalá de Henares

En el tiempo de Pascua, este 8 de abril, conmemoramos la encarnación del Señor, este año trasladada a otra fecha por coincidir su día habitual con las celebraciones propias de la Semana Santa. Además, también celebramos la Jornada por la vida.

Este marco incomparable de la resurrección del Señor nos ayuda de manera especial a celebrar la vida, que es siempre un regalo de Dios a los hombres. Tras la Resurrección de entre los muertos de Nuestro Señor, Dios ha dicho una palabra definitiva; como nos decía san Juan Pablo II en Evangelium vitae: «Así, por la palabra, la acción y la persona misma de Jesús se da al hombre la posibilidad de conocer toda la verdad sobre el valor de la vida humana». Con la luz del resucitado podemos mirar todas las cruces que soportan la familia y la vida desde la única perspectiva adecuada, la del tercer día.

Estamos en un momento de profundas dificultades que asedian al matrimonio y la familia. En los elevados índices de rupturas matrimoniales, sin duda, ha influido negativamente la facilidad para divorciarse y la banalización de la sexualidad. Las condiciones laborales que imposibilitan la conciliación laboral con una vida familiar e incluso matrimonial, además de otras circunstancias y disposiciones internas y externas, sirven de muestra. Tampoco somos ajenos a las dificultades a las que está sometida la vida desde su concepción, pasando por las diversas etapas vitales hasta la muerte natural.

La mirada de Resurrección invita a tener una esperanza cierta en que Jesús resucitado ha transformado la muerte y la cruz en un camino de salvación, por lo que todas estas situaciones difíciles encuentran en la familia redimida por la Gracia su única solución. La generosidad heroica del tiempo y de los recursos, la fidelidad exquisita de los esposos, el cuidado esmerado de los más vulnerables tiene en la familia su lugar natural de existencia.

La nueva evangelización tiene que recordar a una España adormecida por el bienestar social, que hay una Verdad que da la vida, que el Evangelio es el camino para reconquistar la humanidad a veces empañada por actos de vileza que deja al indefenso al margen, al no nacido o al enfermo desahuciado sin una mirada compasiva consciente de su valor insustituible.

Podríamos recordar lo que afirman nuestros obispos en el documento: La familia, santuario de la vida y esperanza de la sociedad, donde indican que «para volver a hacer creíble el amor fiel y el aprecio de la vida humana en todo su desarrollo, hemos de saber vivirlo y saber construir una verdadera cultura de la familia y de la vida. Es el desafío que se abre a la nueva evangelización como respuesta a la mirada de fe a nuestro tiempo».

Desde la Delegación Episcopal de Familia y Defensa de la Vida de la diócesis de Alcalá de Henares invitamos a todas las parroquias de la diócesis y monasterios a unirse a esta jornada con el rezo de un rosario por la vida.

Tenemos el deseo de dar a conocer a todos las personas de la diócesis de Alcalá la importancia de la defensa de la vida. Para ello estamos trabajando en la elaboración de planes de formación que puedan servir para concienciar en este sentido a nivel tanto personal como parroquial.

This Pop-up Is Included in the Theme
Best Choice for Creatives
Purchase Now