Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Año jubilar en Caravaca de la Cruz: un encuentro con la misericordia

La ciudad murciana celebra su cuarto jubileo desde que san Juan Pablo II concediese a la basílica que custodia el Lignum Crucis un año jubilar a perpetuidad cada siete años. Se espera la llegada de un millón de peregrinos 

Cuando uno llega a Caravaca de la Cruz, y si lo hace por primera vez con más razón, eleva la mirada en busca de la basílica que custodia un pedazo del leño en el que Cristo entregó la vida por nosotros. Ese lignum crucis que, según cuenta la tradición, apareció milagrosamente el 3 de mayo de 1231 durante una Eucaristía a la que asistía una especie de rey musulmán que, tras aquel acontecimiento, se convirtió al cristianismo. Aquella cruz, la cruz que se custodia hoy en la capilla de la basílica, sigue atrayendo hacia ella a miles de personas. Lo hace desde el siglo XIII y con gran intensidad desde 1998, cuando san Juan Pablo II otorgó el privilegio del año jubilar a perpetuidad cada siete años. Empezó en 2003 y este 2024 se celebra el cuarto.

Y aunque uno mire al cielo cuando llega a Caravaca de la Cruz, hay una parada previa: la acogida del peregrino y la estación jubilar en la parroquia de El Salvador. Al cruzar el umbral de la puerta, están los voluntarios de la Cofradía de la Vera Cruz, bien identificados con sus chalecos rojos, recordando el color litúrgico con el que se celebra la muerte de Cristo en la cruz, para atender a los peregrinos. La estación jubilar se celebra todos los días a las 11:15 horas, aunque los grupos pueden solicitar otro horario. Es el caso. Los responsables de comunicación de las diócesis españolas, que celebraban sus jornadas anuales en Murcia y a las que se sumó esta revista, llegan a primera hora de la tarde de un martes de principios de febrero.

Allí nos recibe el párroco, David Martínez Robles, que, además, es vicario episcopal de la zona pastoral Caravaca-Mula y comisario episcopal para el jubileo de 2024. Explica en conversación con ECCLESIA que esta primera parada es fundamental, pues ayuda a ponerse en la clave de por qué se está en Caravaca de la Cruz. Se trata de que el peregrino, que ha podido venir andando o un poco despistado, se sitúe. Por eso se lee un trozo de la pasión de Cristo y el sacerdote recuerda algunas ideas como la de que el Señor ha entregado su vida por nosotros o invita a dar gracias por la propia existencia, sean cualesquiera las circunstancias. «Tu vida es grande a los ojos de Dios», subraya el párroco.

Ya en la dinámica de la cruz, y portando una de madera, de importantes dimensiones, se comienza la subida a la basílica. Son calles estrechas, antiguas, una especie de vía dolorosa hacia la cruz. De hecho, cada día, desde la parroquia se propone subir rezando el vía crucis hasta la cima, donde espera la adoración de la cruz. En los muros de las casas también aparecen los misterios del rosario. Porque la Virgen también está presente y, de hecho, no es raro que se recorra el camino desde El Salvador a la basílica recordando los siete dolores de la madre del Señor. Arriba es tiempo para la Eucaristía, la veneración de la cruz e incluso un rato de oración ante ella en la capilla donde reposa a media luz y un mantel de altar que recuerda: Ecce Lignum Crucis.

Este año jubilar, la diócesis de Cartagena ha querido recalcar dos ideas contenidas en el lema elegido: Camino a la cruz, camino de amor. «La primera parte quiere ayudarnos a redescubrir que la cruz de Caravaca no tiene valor en sí, sino que forma parte de la cruz de Cristo, una reliquia de la madera en la que Cristo entregó su vida, un trozo de madera en la que Cristo nos regaló el perdón de los pecados. Hay personas a las que no les gusta su vida o tienen experiencias ingratas, pero esta vida es grandiosa a los ojos de Dios. Porque hay un Dios que ha querido derramar su sangre por ti. Por eso, una primera clave es poder llegar a la cruz y descansar», explica David Martínez. Pero la propuesta no se queda ahí, pues como abunda el sacerdote, el encuentro con la cruz lleva a un camino de amor, «a entregar la vida como Cristo», y que lanza de vuelta a la cotidianidad.

´«La cruz es el modo de amar propio de Dios. Peregrinar a Caravaca será entrar en el misterio de amor que nos ha ofrecido Jesucristo, participar de su misericordia y de su perdón para sentir la fuerza de la alegría y salir de allí cargados de la esperanza que necesitamos para afrontar el día a día con un corazón cristiano», dijo José Manuel Lorca Planes, obispo diocesano, en la Misa de apertura del año jubilar el pasado 7 de enero en la basílica. A Caravaca de la Cruz llega gente de todo tipo y más en año jubilar: parroquias, colegios, movimientos, grupos… todos vinculados a la Iglesia, pero personas que, movidas por el interés cultural o turístico, también se ponen a los pies de la cruz. Y en muchas ocasiones es una oportunidad para la evangelización: «Hay una frase muy escuchada que dice que se recibe a la gente como turistas y se van como peregrinos».

En este sentido, el comisario episcopal cree que no es necesario inventar nada, sino facilitar el encuentro «con el misterio de misericordia que brota de la cruz». Y pone como ejemplo el encuentro de alcaldes del Camino de la Vera Cruz, que discurre desde Puente la Reina hasta Caravaca. «Lo que más les tocó fue la experiencia de acercarse a la cruz».

¿Y tiene la cruz algo que decir a la sociedad de hoy?
En cada generación nos toca afrontar el sufrimiento y las dificultades. Nuestro mundo está marcado por muchas heridas, en el corazón del ser humano hay muchas rupturas… La experiencia de la cruz puede dar un sentido nuevo, ofrece la posibilidad de vivir con sentido, con esperanza.

¿Es contracultural?
Puede ser contracultural, pero, sobre todo, es existencial. Forma parte de la vida de cada persona. Incluso el que llega como turista o por motivos culturales, no deja de ser una persona con dificultades, luchas, anhelos. Es la experiencia de la ruptura que todos vivimos.

Preparación y caminos

Para vivir con intensidad la peregrinación a Caravaca de la Cruz y tener un encuentro, la diócesis de Cartagena ha preparado una serie de materiales: el libro del peregrino, catequesis y hasta una serie de seis pódcast, todo ello accesible a través de la web. Con ello se pretende acompañar al peregrino antes de su llegada o durante su ruta hacia la ciudad por cualquiera de los siete caminos que llegan desde norte, sur, este y oeste. Son el Camino del Lignum Crucis (desde Granja de Rocamora, en la Comunidad Valenciana), el Camino del Apóstol (desde Cartagena), el Camino de San Juan de la Cruz (desde Beas de Segura, en Jaén), el Camino del Argar (desde Lorca), el Camino de los Vélez (desde Vélez Blanco, en Almería), el citado Camino de la Vera Cruz y el Camino Espiritual del Sur (parte de la comarca de Guadix).

Siendo un hecho netamente religioso, Caravaca de la Cruz lo trasciende y, por ello, tanto las administraciones públicas como las empresas privadas están implicadas en su difusión, eso sí, sin perder la esencia. «Como dice el presidente, la Cruz de Caravaca, partiendo de la base de que representa un hecho religioso, es un icono mundial», afirma Juan Francisco Martínez Carrasco, director del Instituto de Turismo de la Región de Murcia, en conversación con esta revista. Avanza que el impacto del año jubilar se cifra en un millón de peregrinos, 200 millones de euros y 2.000 nuevos empleos. «Es tal la importancia que le damos al año jubilar que ha sido declarado acontecimiento de especial interés por el Consejo de Gobierno de la Región de Murcia y, por ello, estamos volcados», agrega.

El responsable autonómico reconoce que la colaboración con todos los actores en la promoción de este gran evento religioso es modélica. Así, valora la relación de confianza con el obispo diocesano, José Manuel Lorca Planes, y sus colaboradores, ejemplificada, por ejemplo, en la presentación en Madrid del año jubilar o en la visita al papa Francisco. «Partimos del hecho religioso, que es lo que le da sentido a todo. La relación es muy buena», concluye. 

This Pop-up Is Included in the Theme
Best Choice for Creatives
Purchase Now