Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Católicos y científicos: San Blas, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC

Católicos y científicos: San Blas, por Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC

Blas de Sebaste, conocido por san Blas, cuya fiesta acabamos de celebrar, fue médico además de Obispo de Sebaste.

A su condición de médico hubo de añadir sus dotes de hacer curaciones milagrosas. Se cuenta que las aplicaba tanto a personas como a animales. Una de las más sonadas fue la de salvar la vida de un niño que se ahogaba al clavársele en la garganta una espina de pescado, de ahí que el día de san Blas sea costumbre bendecir las gargantas de los fieles.

Desatada la última persecución romana –fueron diez las veces que los ‘civilizados, ilustrados y pacíficos’ romanos, politeístas para más señas- el entonces gobernador de Capadocia, Agrícola capturó a san Blas en el bosque de Argeus, donde vivía en una cueva en cuya puerta había esperando a que el santo terminase su oración multitud de animales heridos a los que san Blas curaba, lo mismo que hizo con varios compañeros de prisión. Agrícola trató sin éxito de hacerle renegar a su fe, pero no lo consiguió, haciéndole arrojar a un lago para matarlo. Pero Blas caminó sobre las aguas, e invitó a sus perseguidores a hacer lo mismo para demostrar el poder de sus dioses, pero como era de esperar todos sucumbieron. Al volver a tierra por orden de un angel fue torturado (colgado de un poste y lacerado con rastrillos de cardar) y finalmente decapitado en el 316.

This Pop-up Is Included in the Theme
Best Choice for Creatives
Purchase Now