Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

La Sagrada Familia en 2023: un icono con arte y tecnología

El próximo 31 de diciembre, la Iglesia celebra la Jornada de la Sagrada Familia con el lema Familia, portadora de la buena noticia

La malagueña Francis Robles Montesinos ha unido arte y tecnología para actualizar la iconografía de la Sagrada Familia en 2023: el mismo mensaje con un lenguaje capaz de interpelar al hombre contemporáneo. El cartel para la Jornada de la Sagrada Familia, encargado por la Subcomisión Episcopal para la Familia y Defensa de la Vida, presenta una imagen a la vez artesana y digital, uniendo lo tradicional y lo moderno, así como un uso del color y un recurso a la indumentaria que evocan a las escuelas orientales. El lema para la celebración de este año, el 31 de diciembre, es Familia, portadora de la buena noticia, como estos padres que llevan al Salvador a Simeón y a todos los hombres.

La composición brota del pasaje del Evangelio que se proclamará este año: la Presentación de Jesús en el templo. Esta Sagrada Familia de Robles Montesinos pretende reproducir la belleza del proyecto de Dios. A través de la delicadeza del arte, los rasgos de María y José en esta obra nos llevan a presenciar la humildad, el recogimiento, el trabajo en común, la comprensión mutua, el amor y la confianza en su Hijo.

 1. San José y la Virgen aparecen con la cabeza inclinada en señal de acogida de la voluntad del Padre. Sus aureolas, símbolo de santidad, están unidas en forma de corazón, pues la comunión es la clave en el camino de la santidad de los esposos.

 2. Los dos pichones de paloma son símbolo de las dos vidas que custodiar, la Madre y el Hijo.

 3. María entrega el Hijo a Dios, ya que Simeón lo toma como cordero para el sacrificio. En la simbología occidental, el Niño aparece recostado en el pesebre, que significa que Cristo es el verdadero alimento. En Oriente, es común verlo amortajado. El cartel se adhiere a esta iconografía para dejar claro el sentido último de la encarnación: la resurrección. La Navidad cobra su sentido a partir de la Pascua, y no a la inversa. El Niño Dios viene para ofrecer un sacrificio. Nace y muere para resucitar. Y resucita para salvarnos.

 4. Todo en la Madre señala al Niño: su inclinación, la mano, los pliegues del manto. Estos pliegues son como caminos que nos conducen al Señor. 

 5. María viste de rojo, color de la sangre. En la mentalidad oriental, el alma se encontraba en la sangre. María engendra la vida y también la Nueva Vida, que es la Gracia divina. San José va vestido de verde, un color que nos habla de la creación. En su icono de la Trinidad, Rublev pinta al Espíritu Santo vestido de verde, pues nos está hablando de esa Nueva Creación que surge a través de la Pascua de Cristo y se nos da en Pentecostés. San José es anuncio de esa Nueva Creación.

 6. Las miradas son significativas, pues nos hablan de la ofrenda. San José mira al Niño y la Virgen, a las palomas. Jesús es el Sumo Sacerdote que anticipa, en el Templo, su ofrenda en la cruz. El Niño nos mira, invitándonos a entrar en este misterio de amor y a unirnos a su ofrenda al Padre. 

This Pop-up Is Included in the Theme
Best Choice for Creatives
Purchase Now