Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Los obispos de Canarias afirman que la protección de los menores migrantes «es un bien moral para todo católico»

Reclaman que se materialice la solidaridad interterritorial ante «la saturación de centros de acogida» y «la insuficiencia de infraestructuras» en Canarias

Los obispos de las Islas Canarias —José Mazuelos y Cristóbal Déniz, obispo y auxiliar de Canarias, y Bernardo Álvarez, obispo de Tenerife— han lanzado este lunes una nota conjunta sobre la situación de los menores migrantes en la que rechazan «la instrumentalización ideológica y los discursos alarmistas» que puedan tener lugar en torno a ellos. Y recuerdan que la protección de estos menores «es un deber ante las leyes españolas e internacionales, así como un bien moral para todo católico».

Asimismo, reclaman que se materialice la solidaridad interterritorial parar dar respuesta a la realidad de Canarias, donde «los centros de acogida vuelven a estar saturados y la insuficiencia de infraestructuras dificulta una acogida digna y acorde con los derechos humanos de las y los menores no acompañados». Eso sí, ven con buenos ojos que los gobernantes y la mayoría de los políticos hayan abierto «un camino de esperanza para ayudar al pueblo de Canarias».

Los obispos canarios recuerdan que el repunte migratorio responde a un contexto internacional de falta de seguridad y futuro en dignidad en muchos países. Citan como causas los desequilibrios del comercio internacional, las guerras inducidas en países para controlar riquezas mineras, gobernantes que no procuran el bienestar de sus pueblos, con la complacencia de gobiernos y empresas multinacionales; el lucro en torno al comercio de armas y el negocio del tráfico de personas.

«Sin condiciones de vida, trabajo, dignidad para las poblaciones de los países emisores no será fácil reducir los flujos migratorios. Muchos de estos hermanos nuestros no iniciarían un viaje tan incierto y peligroso si en sus pueblos y países se vivieran situaciones más justas y si España y Europa promovieran más eficazmente vías para una migración legal, ordenada y segura», señalan.

 Además, subrayan las aportaciones que las personas migrantes hacen a nuestra sociedad, que definen como «notables». «Hacemos una llamada a todos para crear la cultura del encuentro, superar la fobia al extranjero, luchar contra las mafias y favorecer el desarrollo de los países de origen. Como afirma la encíclica Fratelli tutti. Se trata de realidades globales que requieren acciones globales, evitando una “cultura de los muros” que favorece la proliferación de mafias, alimentadas por el miedo y la soledad», destacan.

Finalmente, se encomiendan a la Virgen María, a la que confían «las esperanzas de todos los menores migrantes y refugiados» y piden su intercesión «por quienes murieron en el océano, para que gocen ya del amor eterno de Dios». «Que quienes huyen de sus países encuentren en nosotros un testimonio de esperanza y solidaridad», concluyen.

Cabe recordar que los obispos estuvieron, junto con el presidente de Canarias, Fernando Clavijo, exponiendo la situación al papa Francisco el pasado mes de enero.

This Pop-up Is Included in the Theme
Best Choice for Creatives
Purchase Now