Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Cardenal Mario Grech: «Sin Juan XXIII, no estaríamos aquí»

El secretario general del Sínodo presentó en Madrid el libro sobre san Juan XXIII del obispo agustino Luis Marín de San Martín

Lleno en uno de los salones de la sede de la provincia de San Juan de Sahagún de la Orden de San Agustín, en Madrid, para recordar a una figura capital de la historia de la Iglesia del siglo XX. El Papa que convocó el Concilio Vaticano II, un santo: Juan XXIII. Un recuerdo de la mano del obispo Luis Marín de San Martín, subsecretario del Sínodo, que presentaba Te hablo al corazón. Autobiografía de san Juan XXIII (San Pablo).

El también agustino estuvo acompañado para la ocasión por el cardenal Mario Grech, secretario general del Sínodo, y por Eva Fernández Mateos, presidenta de Acción Católica, que participó en la primera asamblea del Sínodo sobre la sinodalidad.

Fue el purpurado quien reivindicó la figura del papa Juan, el papa bueno: «Sin él, no estaríamos aquí». Se refería a que sin él y sin el Concilio Vaticano II no hay teología del pueblo de Dios y tampoco hubiese llegado el papa Francisco.

Por su parte, Luis Marín comenzó su intervención afirmando que «no hay persona más revolucionaria que un cristiano que tome en serio su fe y obre en consecuencia». «No hay más revolucionario que un santo. Y eso es lo que fue Juan XXIII», continuó.

De este Pontífice destacó su humildad, disponibilidad, valentía, creatividad y entusiasmo. Un hombre muy vinculado a sus raíces, con experiencia internacional y cercano a los pobres. Un Papa que dirigió su Pacem in terris no solo a los creyentes, sino a todas las personas de buena voluntad. «Un Papa humano, cercano, cariñoso, tradicional y progresista a la vez», dijo Marín.

Subrayó además la actualidad de su figura. Bien podría ser —dijo— el patrón del proceso sinodal y su propuesta casa bien con una Iglesia abierta al Espíritu Santo, misericordiosa e inclusiva, donde se evangeliza desde la experiencia.

Por su parte, Eva Fernández Mateo reivindicó a Juan XXIII como alguien convencido de querer ser santo y de vivir en la voluntad de Dios. También recordó que fue él el que invitó a un grupo de laicos a participar en el Sínodo, entre ellos, una mujer de Acción Católica, Pilar Bellosillo, fundadora de Manos Unidas.

En la presentación también participaron el cardenal Aquilino Bocos, el jesuita Elías Royón, Luis Manuel Romero, secretario técnico de la Comisión Episcopal de Laicos, Familia y Vida, la presidenta del Foro de Laicos, Dolores García Pi, y la presidenta de Manos Unidas, Cecilia Pilar Gracia.

This Pop-up Is Included in the Theme
Best Choice for Creatives
Purchase Now