Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Francisco: «La obediencia al Espíritu hace pasar al hombre de depredador a cultivador del jardín»

El Vaticano publica el mensaje del Santo Padre para la Jornada de Oración por el Cuidado de la Creación, que tendrá lugar el próximo 1 de septiembre

El Vaticano ha publicado este jueves el mensaje del Santo Padre con motivo de la Jornada de Oración por el Cuidado de la Creación, que se celebrará el próximo 1 de septiembre. El tema de la misma se articula en torno al mensaje «Espera y actúa con la creación», que hace referencia a la Carta de san Pablo a los romanos (8,19-25), donde el apóstol aclara lo que significa vivir según el Espíritu y se concentra en la esperanza cierta de la salvación por medio de la fe, que es la vida nueva en Cristo.

En su mensaje, Francisco parte de la pregunta «¿cómo es que tenemos fe?» para responderse con san Pablo que «es porque habita en nosotros el Espíritu Santo». «Sí, somos creyentes porque el mismo “amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo, que nos ha sido dado”», y, por eso, el Espíritu es ahora, realmente, «el anticipo de nuestra herencia». En virtud de ello, los creyentes nos volvemos «creativos, proactivos en la caridad», dentro de «un gran camino de libertad espiritual».

La fe es don y tarea

Según desarrolla el Pontífice, «la fe es un don, un fruto de la presencia del Espíritu en nosotros, pero es también una tarea, que debe realizarse en la libertad, en la obediencia al mandamiento del amor de Jesús». Así, la «feliz esperanza» del creyente debe ofrecer testimonio «en los dramas de la carne humana que sufre». La salvación cristiana «entra en la profundidad del dolor del mundo, que no solo afecta a los seres humanos, sino a todo el universo; a la naturaleza misma (…); comprende la creación como “paraíso terrenal”, la madre tierra, que debería ser lugar de alegría y promesa de felicidad para todos».

En su escrito, el Santo Padre señala que «el optimismo cristiano se fundamenta en una esperanza viva; sabe que todo tiende a la gloria de Dios, a la consumación final en su paz, a la resurrección corporal en la justicia, “de gloria en gloria”» y que, «en el transcurrir del tiempo, sin embargo, compartimos dolor y sufrimiento», pues «la creación entera gime, los cristianos gimen y gime el propio Espíritu». Es en este gemir donde se manifiesta «inquietud y sufrimiento, con anhelo y deseo», pero también «confianza en Dios y abandono a su compañía afectuosa y exigente».

Por tanto, «toda la creación está implicada en este proceso de un nuevo nacimiento y, gimiendo, espera la liberación». En cuanto espera de un , «la esperanza es la posibilidad de mantenerse firmes en medio de las adversidades, de no desanimarse en el tiempo de las tribulaciones o frente a la barbarie humana». La esperanza cristiana «no defrauda, pero tampoco da falsas ilusiones», porque «si el gemido de la creación, de los cristianos y del Espíritu es anticipación y espera de la salvación que ya se está realizando», entonces nuestra esperanza «es una lectura alternativa de la historia y de las vicisitudes humanas; no ilusoria, sino realista, del realismo de la fe que ve lo invisible».

Cabe preguntarse, llegados a este punto, ¿por qué hay tanta maldad en el mundo? Y, aquí, Francisco cita a san Pablo refiriéndose implícitamente al pecado de Adán: «Sabemos que la creación entera, hasta el presente, gime y sufre dolores de parto» (Rom 8,22). La lucha moral de los cristianos está relacionada con el «gemido» de la creación, porque esta última «quedó sujeta a la vanidad». Todo el cosmos y toda criatura gimen y anhelan «ansiosamente» que se supere la condición actual y se restablezca la originaria: «En efecto, la liberación del hombre comporta también la de todas las demás criaturas que, solidarias con la condición humana, han sido sometidas al yugo de la esclavitud».

Al igual que la humanidad, la creación ―«sin culpa alguna»― está esclavizada y se encuentra «incapacitada para realizar aquello para lo que fue concebida, es decir, para tener un sentido y una finalidad duraderos; está sujeta a la disolución y a la muerte, agravadas por el abuso humano de la naturaleza». Pero, por el contrario, «la salvación del hombre en Cristo es esperanza segura» también para ella. Por tanto, en la redención de Cristo «es posible contemplar con esperanza el vínculo de solidaridad entre el ser humano y todas las demás criaturas».

En la expectación «esperanzada y perseverante de la venida gloriosa de Jesús», el Espíritu Santo mantiene alerta a la comunidad y la instruye continuamente, llamándola «a la conversión de estilos de vida, para que se oponga a la degradación humana del medio ambiente y manifieste esa crítica social que es, ante todo, testimonio de la posibilidad de cambio». Esta conversión —afirma— «consiste en pasar de la arrogancia de quien quiere dominar a los demás y a la naturaleza a la humildad de quien cuida de los demás y de la creación».

La creación no es estática

Es entonces cuando la obediencia al Espíritu de amor «cambia radicalmente la actitud del hombre: de “depredador” a “cultivador” del jardín». La tierra se entrega al hombre, pero sigue siendo de Dios. «Por tanto, pretender poseer y dominar la naturaleza, manipulándola a voluntad, es una forma de idolatría», denuncia. Constantemente atraída hacia su futuro, «la creación no es estática ni está encerrada en sí misma», pues vemos que «también gracias a los descubrimientos de la física contemporánea, el vínculo entre materia y espíritu se presenta de manera cada vez más fascinante».

Así las cosas, «el cuidado de la creación no es solo una cuestión ética, sino también eminentemente teológica, pues concierne al entrelazamiento del misterio del hombre con del misterio de Dios». Hay una motivación trascendente «que compromete al cristiano a promover la justicia y la paz en el mundo», pues, en virtud del Bautismo, comienza para el creyente la vida según el Espíritu, «una vida que se convierte en un canto de amor a Dios, a la humanidad, con y por la creación, y que encuentra su plenitud en la santidad».

This Pop-up Is Included in the Theme
Best Choice for Creatives
Purchase Now