Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Fernando Prado en la Misa Funeral por Mons. Juan María Uriarte: «Se comunicó con su pueblo con la coherencia de un hombre de Dios»

El obispo emérito de San Sebastián falleció el pasado sábado a los 90 años de edad

La catedral del Buen Pastor de San Sebastián acogió este martes la Misa Funeral Solemne en recuerdo de Mons. Juan María Uriarte, obispo emérito de San Sebastián fallecido el pasado sábado a los 90 años. Estuvieron presentes numerosas autoridades civiles y religiosas, así como fieles,  familiares y amigos del difunto prelado. El obispo Fernando Prado fue el encargado de presidir la Santa Misa y durante su homilía indicó que «debemos dar gracias a Dios por el testimonio de su vida y por la huella de paternidad y amistad que ha dejado en tantos de nosotros».

El prelado añadió que «como un fuego vivo, nunca apagado sino acrecentado, Cristo fue la pasión fundamental de toda su existencia como hombre, como cristiano y como Pastor. Así lo quiso expresar también en esa frase de San Pablo que hemos escuchado en la segunda lectura y que él tomó como divisa episcopal: “Sé de quién me he fiado”».

Destacó a su vez que «su pasión por vivir y dar a conocer el Evangelio que movió vivamente su vida entera. Sus últimos años, ya jubilado, decía él que los dedicó a preparar el gran encuentro con el Señor de su vida. Gracias a la fe y a su vida constante de oración, vivió hasta sus últimos momentos con una gran Paz interior y con gran consuelo y gozo espiritual, deseando estar para siempre gozando de la ternura y de la vida plena en Él».

Prado quiso poner en valor que «Don Juan Maria se comunicó con su pueblo con la coherencia de un hombre de Dios, pasando largas horas cada día en oración, dejándose armonizar por la fuerza de Dios y en discernimiento constante. Seguramente, no siempre acertó. Nadie acierta siempre. Pero, en coherencia con la misión recibida, y ungido para caminar en medio de las limitaciones humanas, imprimió autoridad evangélica a su servicio. Esa autoridad que da la coherencia entre lo que uno piensa, lo que siente y lo que hace; que hace lo que siente y siente lo que piensa, que piensa lo que siente y siente lo que hace, en un triple juego armónico, cabal y equilibrado entre cabeza, corazón y manos».

El testimonio de Don Juan María

Por último, el prelado señaló que «el testimonio y la vida de Don Juan María Uriarte nos dice que siempre hay un «más» posible, que el Señor, que es siempre el más interesado en que su plan vaya adelante, no deja de acompañarnos con su amor y su gracia. Dejémonos transformar por su Espíritu y confiemos en la fuerza de la semilla».

Sobre Monseñor Juan María Uriarte

Sucediendo a Monseñor José María Setién, comenzó su ministerio episcopal en la Diócesis de San Sebastián el 27 de febrero del 2000, ejerciendo como prelado durante diez años, hasta que Benedicto XVI aceptó su renuncia por edad en 2009. Anteriormente, Monseñor Uriarte fue obispo auxiliar de Bilbao (1976-1991) y obispo de Zamora (1991-2000).

A lo largo de su amplio ministerio pastoral, destaca por sus esfuerzos en dos áreas muy diferentes: su preocupación por la atención a los sacerdotes y sus esfuerzos por la pacificación en el País Vasco. En la Conferencia Episcopal Española, Monseñor Juan María Uriarte fue presidente de la Comisión Episcopal del Clero (1993-1999), a la que ya pertenecía desde el trienio anterior (1990-1993). También fue miembro del Comité Ejecutivo (1999-2002) y de otras comisiones episcopales: Enseñanza y Catequesis (1978-1981) y Universidades (1978-1990).

Fue también autor de distintos libros, entre ellos Ministerio presbiteral y espiritualidad (Idatz, 2000), Ser sacerdote en la cultura actual (Sal Terrae, 2000), Una espiritualidad sacerdotal para nuestro tiempo (Sal Terrae, 2011). Seguidores y Servidores de la Palabra de Dios (Idatz), La reconciliación (Sal Terrae, 2013), El celibato (Sal Terrae, 2014) o Sexo y género a debate (Mensajero, 2023).

This Pop-up Is Included in the Theme
Best Choice for Creatives
Purchase Now