Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

La petición de Omella por Navidad: «Comprometámonos con la paz»

Mensaje de Navidad del presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), cardenal Juan José Omella con dos peticiones: paz y fraternidad. Paz frente a las guerras que asolan el mundo y fraternidad frente a la tentación de la polarización.

«En esta noche de paz quisiéramos que la paz reinara en el mundo, sin embargo, no es así. Miramos con tristeza hacia Belén y toda la Tierra Santa, vemos a los que sufren en Israel y en Gaza porque sus seres queridos padecen la guerra. Nos desconsuela también ver lo que pasa en Ucrania, en Yemen, en Sudán y en tantos lugares en los que falta la paz», ha afirmado el purpurado a través de un videomensaje.

En este sentido, ha pedido que se eleve una oración insistente a Dios para que cambie el corazón de los que están en guerra; «para que ellos, sus familias, sus pueblos, puedan vivir en paz».

«Comprometámonos con la paz que sí está en nuestras manos, la paz más cercana: la paz en nuestras familias, en nuestros trabajos y en nuestra sociedad. Que el Príncipe de la Paz nos ayude en esta exigente misión», ha subrayado.

También ha pedido que en este tiempo se fortalezcan «los vínculos de comunión que brotan del amor fraterno, que nos dan coraje para alcanzar metas nuevas y que nos sostienen cuando la vida se tuerce, se agita o se rompe». Un compromiso si cabe más importante «ante la tentación de la crispación, de la polarización, de considerar al que piensa diferentes como un enemigo».

E

Ante la tentación de la crispación, de la polarización, de considerar al que piensa diferentes como un enemigo, aprovechemos este tiempo de Navidad para fortalecer los vínculos de comunión que brotan del amor fraterno, que nos dan coraje para alcanzar metas nuevas y que nos sostienen cuando la vida se tuerce, se agita o se rompe. Lo dice muchas veces el papa Francisco, si quieres llegar rápido vete solo, pero si quieres llegar lejos vete acompañado.

Así, ha deseado que estos días todos podamos vivir un triple encuentro. El encuentro con Jesús, el encuentro con los más cercanos —familia, amigos y miembros de la parroquia o comunidad— y con los que sufren cerca de nosotros: los pobres, los que están solos, los enfermos, los que están tristes…

«Llevémosles la alegría de la Navidad, la esperanza de que, con Jesús, la vida tiene sentido y los duelos, las dificultades, las injusticias e incluso el pecado y la muerte no tienen la última palabra. En el contacto con los más necesitados crece nuestra alegría porque tenemos un encuentro con Jesús, que vive en ellos. Os pido que no dejéis que nadie pase solo estos días. Que haya una silla y un plato siempre a punto en vuestros hogares», ha agregado.

En este sentido, ha recalcado que «Jesús es la luz que ilumina tantos lugares oscuros de nuestro tiempo y de nuestra historia; tantos corazones que están rotos por la tristeza, por la amargura, por la enfermedad y por el dolor; tantos lugares azotados por la guerra, el hambre y el sufrimiento». 

 

This Pop-up Is Included in the Theme
Best Choice for Creatives
Purchase Now