Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Un signo luminoso para una nueva etapa en la Orden de Malta

* Manuel Fanjul es Capellán Conventual ah y Capellán Superior de la Orden de Malta en España

Cuando ya han pasado 910 años desde que el papa Pascual II puso a la recién nacida «hermandad hospitalaria» de Jerusalén, con el título de San Juan Bautista, bajo la tutela de la Iglesia; la Orden de Malta, como es hoy comúnmente conocida, acaba de salir de un periodo complejo marcado por posiciones y visiones contrapuestas sobre su naturaleza y sus fines, que hizo necesaria una intervención de la Santa Sede, concluida con la promulgación por parte del Santo Padre Francisco, el 3 de septiembre de 2022, de una nueva Carta Constitucional y el correspondiente Código Melitense, y la posterior elección del Soberano Consejo y del 81º Gran Maestre.

Esta reforma llevada a cabo por la Iglesia, constituye en sí misma una invitación a volver al carisma inicial. En virtud de ella, la Orden tiene como fin la gloria de Dios y la santificación de sus miembros por medio de la labor hospitalaria, en favor de los enfermos y los necesitados, y la defensa de la fe, todo ello desde un elevado ideal religioso. Lo importante ahora es que nuestra Orden siga cumpliendo en el mundo sus intervenciones verdaderamente extraordinarias, asegurándose de hacerlo con un espíritu evangélico, y no como lo pueden hacer otras organizaciones no gubernamentales.

En este camino de renovación espiritual, el Santo Padre anunciaba, el pasado 21 de diciembre, la designación de un nuevo prelado para la Orden de San Juan de Jerusalén, el sacerdote orensano y capellán magistral de la Orden, monseñor don Luis Manuel Cuña Ramos.

Más allá del sano orgullo que podemos sentir por la elección de un capellán español para este ministerio, lo que verdaderamente debemos agradecer al papa Francisco es que haya nombrado a un miembro activo y comprometido de nuestra Orden, conocedor y difusor del auténtico carisma del Hospital, y con una personalidad sacerdotal marcada por su dedicación a Nuestros Señores los enfermos y los pobres, unido a su fraterna disponibilidad con sus hermanos capellanes.

Por todo ello, el nombramiento de monseñor Cuña es, además de una gran noticia para nuestra Orden, un signo luminoso de que una nueva etapa se ha iniciado en el seno de la misma, marcada por la renovación espiritual como el único camino para que profesos, caballeros, damas, donados, capellanes, voluntarios y trabajadores sigamos sirviendo a Nuestros Señores con el mismo espíritu evangélico y ánimo desinteresado que lo hicieron en Jerusalén el beato Gerardo y sus compañeros. 

Cuña Ramos y Manuel Fanjul en Santiago de Compostela.
This Pop-up Is Included in the Theme
Best Choice for Creatives
Purchase Now